Reconstrucción de bici Veterana para usarla en carretera


Parece que últimamente esta de moda el tema de reutilizar bicis antiguas; muchos de nosotros tenemos una primera bici que en su día fueron unas maquinas mas que aceptables y por que no decirlo, también nos unen lazos afectivos por los miles de kilómetros juntos. Son muchísimos los ciclistas que he visto en Internet que se han puesto manos a la obra y han dejado nuevas esas veteranas maquinas de hacer velocidad.

Por eso he bautizado este pequeño proyecto como Reutilización de mi Otero. Solo me gustaría cambiarle lo imprescindible.

La historia de esta Otero Sherpa 500 viene de hace muuuuchos años. Allá por 1989, en la época PRE-Indurain mi hermano se animó a probar ese nuevo deporte que empezaba a introducirse en España: el Mountain Bike. Se gastó 80.000 Ptas. de las de entonces en esta bici, le gustó y al poco tiempo se compró una Marin Lite XT (160.000 ptas.). Y claro, ahí estaba yo con mi BH-California que no me dolió demasiado desprenderme de ella y meterme en eso de las bicicletas con cambios.

Y así poco a poco me fui metiendo en el mundillo y a visitar rutas por España con mi hermano y sus amigos. En esta época éramos casi pioneros en el tema, la gente se extrañaba y reía al ver a un tío con casco en bici.
Al poco tiempo vino el boom Indurain y se empezaron a ver bicis de este tipo a mansalva; Todavía recuerdo como me gustaba salir según terminaba el Tour con la bici a la Casa de Campo y picarme con bicis de carretera y alguno sucumbia.

Con los años aparqué la bici bastante, hasta el punto de solo cogerla varias veces en verano, lo sustituí por el atletismo aunque nunca se me ha terminado de dar bien. La pobre Otero en el balcón en la intemperie se ha tirado muchísimos años; da fe su lado derecho que es el que castigaba el sol a diario.

Desde que me mudé a mi nuevo barrio (Ensanche de Vallecas) me dio por investigar los campos que había alrededor y sin buscarlo desperté de nuevo el ciclista que siempre he llevado dentro; como ya sabéis me adecué a los tiempos y me compré un maquinon para poder surcar los campos como un avión: TREK 6700.

La Otero en principio la quería dejar para hacer trayectos cortos por el barrio y dejarla atada en la calle, pero sinceramente me duele dejarla así.

Siempre me ha gustado mucho hacer carretera con la bici y como en la nueva Trek monto unas gomas orientadas al campo decidí comprar unas gomas de 1.25 de carretera para medida de Mountain Bike (26”). Cambié las gomas, bloqueé de la horquilla y 140 km. hasta Soto de Real y volver. La experiencia fue alucinante, el pedaleo sin el lastre es incomparable. Me di cuenta que con menos esfuerzo iba a mas velocidad y no digamos subiendo...
La pega es tener que cambiar las cubiertas dependiendo del recorrido; tenía en mente comprar un juego nuevo de llantas, pero se pone en un picazo entre las llantas, discos y cassete de piñones, por ese precio casi merecía la pena mirar una bici de carretera de segunda mano, pero tampoco ando muy sobrado de espacio en el trastero.

Así que la idea me la dio Enrique, un biker que conocí en mi primera salida con las cubiertas de carretera. Llevaba una bici veterana muy bien adecentada con ruedas lisas de carretera. Incluso llevaba montado un Rotor y la bici daba buena impresión como bici pseudocarretera.

Así que inicié el proyecto para reutilizar mi veterana Otero.

Creo que puede ser una excelente bici de carretera, la geometría del cuadro es muy parecida a las de carretera, además los desarrollos son muy buenos para ir por carretera: Platos: 48-38-28. Evidentemente nunca será lo mismo una rueda de 26” que las de 28” que llevan las de carretera pero creo que para hacer esporádicamente carretera es una opción muy buena.

En principio no me gustaría hacerle apenas cambios y simplemente afinarla y sustituir las piezas que estén muy deterioradas; así que la fase inicial es muy sencilla.


OTERO SHERPA:

Cuadro: Otero CrMo
Sillin: Selle Italia
Desviador: Shimano Deore DX
Cambio trasero: Shimano Exage 500 LX
Frenos: Cantilever Shimano.
Pedalier: Shimano Biopace 48-38-28
Pedales: Shimano Shimano M-520
Potencia: Acero 1” Ahead Bontrager Al.
Manillar: Acero plano 58cm Aluminio 2040 56cm
Tija:
Manetas freno+cambio izq.: Shimano generico. Shimano ALTUS
Manetas freno+cambio der.: Shimano generico. Shimano ALTUS
Cassette: Simano Deore 12-




LIMPIEZA
En primer lugar una buena limpieza, he usado KH-7 y desengrasante de bicis. Despues una buena pasada por la gasolinera y la bici ha quedado reluciente. Es una pena que el lateral derecho esté decolorado por el sol.





PEDALES
Probablemente haría 15 años que no sacaba los pedales, así que como es de imaginar no las tenía todas conmigo.
Todavía me acuerdo de aquella vez, mi hermano había dado el salto a pedales automáticos y me pasaba los originales de su Marin; menuda odisea para sacar los de la Otero, el derecho no hubo demasiado problema, pero el izquierdo no podía ni a martillazos en el balcón de casa mis padres... aun no se como no rompí el cristal de la puerta, por que mas de un golpe se llevó. Después de darlo por imposible mi hermano me dijo que el izquierdo se afloja hacia derechas para que no se suelte dando pedales... en fin... para todo hay una primera vez.

Pues misteriosamente y un poco de 3-en-uno los pedales han salido perfectamente, todavía no me lo creo. Imagino que con la tija no tendré tanta suerte por que además de torcida debe estar soldada con oxido.

Y finalmente unos pedales automaticos SPD Shimano M-520, pesan bastante mas que los XT que llevo en la TREK pero cumplen la función.




CAMBIOS Y FRENOS

En un principio pensaba simplemente ajustarlos pero los cambios no consigo dejarlos finos por que creo que pide a gritos un cambio de cables y fundas tanto en los cambios como en los frenos. Y ya depaso cambio las manetas y frenos (estan integrados) tambien los cambio por que estan en muy mal estado, ademas que cada uno es de su padre y de su madre. Lo cambio por algo modesto pues creo que no es demasiado determinante en carretera: Shimano ALTUS 7v.

La instalación ha sido muy sencillo y rápido; los cambios han quedadado muy bien pero los frenos dejan mucho que desear. Las manetas son V-Brake y los frenos Cantilever, el tacto de la maneta es muy duro y apenas hay recorrido en la frenada. De momento lo voy a dejar así pero tendré que poner unos V-brake mas pronto que tarde.



MANILLAR

El manillar estaba muy oxidado y claramente es lo que le da mas apariencia viejuna a la bici. Sacarlos ha sigo sencillo, quizas lo que mas costó fueron los puños pero con paciencia y aceite salieron.

La potencia original es de las antiguas por lo que el manillar tuve que sacarlo lateralmente. Finalmente con el manillar en la mano es increible lo que pesa, es de acero y probablemente pueda pesar 5 veces mas que el Ritchey que llevo en la TREK.

El nuevo manillar es un BBB de aluminio 2040, plano de 56cm. Muy ligero y barato.
Para acompañar unos puños MSC de color negro, los tengo iguales en la TREK en blanco.




POTENCIA

La potencia original es de las antiguas que van insertas en la pipa y son de una pieza. Echando un vistazo en una tienda de bicis descubrí que hay un adaptador que va dentro de la pipa y en la cabeza que queda fuera se le puede acoplar una potencia moderna. Así que como tengo una potencia Bontrager de aluminio que venía originalmente con la TREK aprovecho y modernizo este tema ademas de aligerar bastante el peso por que la potencia original es de acero. De esta forma el manillar a comprar es de los stardard actuales de 31.8.





TIJA DEL SILLIN

La tija es la original y desde muy pronto se dobló ligeramente, lo que hacía imposible bajarla por lo que no recuerdo haberla sacado en los 20 años de la bici.

Así que cada vez que bajaba al trastero le echaba un poco de 3-en-uno e intentaba sacarla timidamente y eso no se movía absolutamente nada.
Por fin llegó el día en la calle que había que sacarlo de verdad, de nuevo 3-en-uno y tirones bestiales hacia arriba. Esto no sale, tendré que serrarlo e intentarlo con metodos mas drasticos... pero en eso pensé en no tirar hacía arriba si no hacerlo girar... mas 3-en-uno y empiezo con golpes secos laterales con la palma de la mano y parece que algo se mueve... a continuacion fuerza bruta, nada de maña, lateralmente y eso se empieza a mover, finalmente consigo hacer un giro entero al sillin, no sin esfuerzo, y de nuevo tirando fuerte sale la tija....

Mirando las inscripciones casi de los romanos pone que es una tija 29,4. compro una de 29,8 y evidentemente no me vale.
Pregunto en una tienda y me dicen que esa medida no se hace... así que tengo dos opciones o quedarme con la tija torcida o hacer alguna ñapa...
Opción B, por supuesto, compro una tija de 29 en Decathlon, la tija cae hasta con el cierre apretado, echando un vistazo a nuestro aliado ciclista INTERNET encuentro varias opciones para solucionarlo. Comienzo por la mas sencilla y barata: Una lata de refresco; cortandola con unas tijeras queda una plancha de aluminio finisima.
Pongo la pieza dentro del cuadro, meto la tija y funciona... tengo que apretar mucho el cierre rapido pero funciona. He rodado unos metros y no parece que se mueva ni saltando sobre ella, ya veremos cuando haga alguna salida larga.





LLANTAS
CENTRADO y HOLGURA: Tanto el descentrado de las llantas como la pequeña holgura las he solucionado rapidamente.
El centrado ha sido un poco al estilo “ensayo-error” con una llave de radios; como tengo frenos cantilever las zapatas me sirven de guia, las junté un poco y en los lados donde la llanta tocaba con las zapatas apretaba los radios del lado contrario; de esta forma y con paciencia he dejado la rueda aceptable.
Con respecto a la holgura directamente he aflojado los conos y sacado las bolas (las de la bici, claro. //* si es que soy un cachondo *//) He limpiado todo muy bien, puesto grasa consistente a lo bestia dentro y de nuevo lo he armado todo. Tambien ha quedado aceptable.

CIERRES RAPIDOS: concretamente el trasero esta mal y cuando se afloja se cae, así que decido cambiarlos por unos bastante menos pesados. El cierre rapido de la tija tambien lo cambio, en este caso la diferencia de peso en algo tan pequeño es increible.


CUBIERTAS
Las cubiertas son unas GEAX Streetrunner de 26x1.25 que comparadas con las gomas de campo el lastre es minimo. Con el tiempo me gustaría probar 26x1 pero primero habrá que acostumbrarse con las 1.25 por que en curva rapida todavía no estoy suelto y me toca recuperar en la salida de las curvas la torpeza de la entrada.









Nueva versión 2.0 con manillar de carretera y frenos estilo carretera pero v-brake:



 


3 comentarios:

  1. Te ha quedado estupenda, a mi tambien me encanta adaptar bicis viejas y darles un aire nuevo. Que la disfrutes mucho. Y no creas que una de 26 no corre, en las cicloturistas hay mucho maquina con bicis como la tuya, pasando a mucho carbono calzado con 28. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me han gustado mucho tus comentarios sobre la Otero Sherpa, ya que ésta fue también mi primera MTB.
    Suerte que aún la conserva mi padre, y aunque más de una vez he pensado - como tú - en actualizársela, a mi padre le vale así, viejuna, y a mi me gusta verla como en sus años mozos.
    Excepto cuatro piezas (cambio trasero, Cierres, sillín, etc) el resto siguen las originales, ya que sólo la usé 1 año, suficiente para haberle dado buen trato
    También la mía tiene un lado, el izquierdo, decolorado por el sol de la terraza, je,je

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado encontrarme con tu post! Tengo una Otero Sherpa 2400c y me estaba planteando hacer algo similar, son muchos km juntas y me duele el alma cada vez que la veo en el garaje. Esto me va a ser muy útil!

    ResponderEliminar